Convirtiendo el problema de los vahos en una oportunidad

27 de noviembre de 2017

 

Pongámonos en la situación de que un hotel acaba de rediseñar su zona de lavado y ha puesto en marcha un nuevo proyecto para garantizar la mejor calidad de limpieza en el hotel. Ha diseñado todo perfectamente adecuado a su establecimiento y a su flujo de trabajo y lo ha puesto en marcha… Pero, al poco tiempo empiezan los problemas: el nivel de humedad en la zona de lavado es muy alto y las temperaturas están disparadas, a causa del calor, los trabajadores sufren en sus horas de trabajo y, además, la instalación comienza a deteriorarse. ¿Qué está ocurriendo?

El caso expuesto puede ser un problema común en todos los establecimientos en los que no se gestione bien el vapor de agua que se crea en las zonas de lavado. Estos vahos que se generan en las máquinas de lavado hacen aumentar el nivel de humedad en la zona de lavado produciendo, entre otras cosas, altas temperaturas en la zona de trabajo, deterioro de la instalación y resbalones frecuentes de los operarios por humedad en el suelo.

Para dar solución a este problema, Sammic propone Condensadores de Vahos en todos sus modelos de Lavavajillas de Arrastre de Cestas SRC y en las gamas Extra y Supra de las lavavajillas de cúpula. El condensador de vahos de Sammic absorbe el vaho que se genera en la máquina y lo hace circular a través de un serpentín. En ese serpentín, ocurre un intercambio de calor entre el agua de entrada, que viene de la red en torno a 10-20ºC, y el vapor de agua, que tiene una temperatura de unos 80ºC. Durante el intercambio, el calor del vaho calienta el agua que entra al túnel de lavado y, de esta manera, se reutiliza el calor generado. Así, gracias a este condensador, no solo se evitan los problemas de humedad y se mejora el entorno de trabajo del operario, sino que también hay un gran ahorro energético en el calderín a la hora de calentar el agua. En concreto, se obtiene un 29% de mejora del rendimiento energético de la máquina. No obstante, además del ahorro energético, este pre-calentamiento del agua de entrada también favorece la recuperación de la temperatura del agua del calderín, mejorando, si cabe, la capacidad productiva y la eficacia de lavado.

Asimismo, a pesar de que el condensador de vahos es un opcional con un coste económico que se suma al precio de las máquinas, cabe apuntar que en entornos de alto rendimiento de lavado el panorama de amortización es muy razonable. Se estima que un local que trabaja 300 jornadas al año y que utiliza la máquina de lavado cuatro horas al día, amortizará el condensador en tan solo cuatro años. Para calcular el tiempo exacto de amortización, Sammic cuenta con una calculadora de ahorro energético que da resultados personalizados para cada usuario.

Por lo tanto, el problema de los vahos ya no es un problema. Gracias al Condensador de vahos de Sammic no solo la humedad deja de ser un problema, sino que también convierte la zona de lavado en una zona más eficiente, más productiva y más ecológica.

Ningún comentario ¡Escribe el primero!

Deja tu comentario

Subir
Hemen, iluntasuna baino ez aurkituko duzu... Zure esku dago